3 de marzo de 2017

El restaurante de las 50 ventanas


Los lugares abandonados sufren el deterioro de dos maneras distintas. Por un  lado está es desgaste natural que produce el tiempo y la desatención. Por otro, nos encontramos con el vandalismo, que ejerce sobre las cosas un poder destructivo mucho mayor que el envejecimiento. La destrucción voluntaria y premeditada gana cuerpo en los sitios abandonados. La rotura de vidrios ya es un “clásico”; pero no lo es todo. Los graffitis, el saqueo y los incendios, contribuyen al deterioro acelerado. Una extraña voluntad destructiva se apodera de la gente y un deseo de “dejar huella” se apodera de ellos. Surge de una necesidad (misteriosa) que encuentra la rotura de objetos "un placer" muy singular, y que jamás entenderé. Ayudan a sabotear aquello que el abandono sabotea por sí mismo. Y cuanto más roto está el lugar, más se rompe y se saquea...



1 de marzo de 2017

Clásicos entre la maleza


Para gustos colores, y algunos clásicos nunca pasan de moda. Es una lástima que mucha gente los deje así en el olvido, algunos son mas bonitos que los actuales de hoy en día, claro eso siempre desde el punto de vista de una persona que le gusta lo clásico...


17 de febrero de 2017

Casino de la Arrabassada (Fotos + Vídeo + PDF)


Aún quedan algunos fantasmagóricos restos, la fachada, el mirador, y poco más... Hoy es un lugar comido por la naturaleza, pero albergó hasta la II República a la flor y nata de la aristocracia y burguesía locales. El edificio principal era un hotel de gran lujo con salas de juego, del que bajaba una espectacular escalinata hasta la zona de atracciones. Tenía un Water Chute, una "casa encantada", un palacio de espejos distorsionados, una bolera, un suelo mecánico que temblaba al pasar, y varios campos de tenis y croquet, entre otras cosas... Su montaña rusa Scenic Railway, de más de un quilómetro de recorrido adaptado a la orografía de la zona, era el hit principal.


5 de febrero de 2017

Último día de clase...


Escuela fundada en 1969 en plena dictadura franquista. Inicialmente fué privada, después en 1986 se convirtió en una cooperativa de maestros para pasar a ser una escuela pública. En 2007 cerró sus puertas...


17 de enero de 2017

Hotel Restaurante P


Hotel inaugurado en 1971, catalogado provisionalmente ese año como "Hostal" de dos estrellas, diría por papeles y calendarios que había en el lugar que se debió cerrar en 2012 o 2013 como mucho, quizás me equivoque, pero por fechas que se veían en documentos y calendarios he deducido esa fecha... El lugar está ya en bastante estado de vandalismo, cristales rotos, paredes pintadas, incluso en la última planta había una habitación a la que le habían prendido fuego, y por los pasillos de esa planta se veía el techo negro del humo... La parte de abajo fué la que más me gustó, la del restaurante, y de las plantas de arriba como no, los pasillos, que me encantan los lugares con pasillos largos o con puertas a ambos lados de ellos...
Sin más, me despido hasta el próximo reportaje, esperando que os guste el "Hotel Restaurante P" ¡¡Saludos!!



18 de diciembre de 2016

La Masía Nº 18


Esta masía data del siglo XVIII-IX. Es una casa bastante grande, en la cual vivía una familia numerosa. Según me contaron disponía de 12 habitaciones y 4 baños, y algunas estancias más que veréis en el reportaje.
El lugar quedó en desuso a principios del siglo XX, cuando el movimiento rural se detuvo, y se dejaron de producir las uvas, las cuales llegaron a ser muy apreciadas por productores vinícolas.
Poco más voy a detallar de esta casa señorial, para no dar pistas. Tan solo decir que pertenecía a una familia multimillonaria y noble, de apellidos muy conocidos, marqueses, duques, condes...
Sin más, me despido hasta el próximo reportaje, deseándoos una feliz navidad!



21 de noviembre de 2016

Autocar abandonado


Es increíble ver como poco a poco, la maleza, se va apoderando día a día de este autocar abandonado...


31 de octubre de 2016

Cinema Paradiso


Los cines de barrio han ido desapareciendo de las ciudades... Esa ausencia, avivada por la proliferación de grandes salas en centros comerciales y de ocio, supone el abandono de pequeños rituales asociados a asistir a una proyección en una sala de cine: ir a pie y acompañado a un acto social, encontrar una cola frente a la taquilla antes de comprar las entradas de un filme de estreno largamente esperado, tomar asiento, esperar a que las luces se apaguen y disfrutar de la proyección sin otro incentivo que contemplar la gran pantalla...