13 de diciembre de 2015

El general de las seis tumbas


El cementerio de Sant Andreu, en Barcelona, tiene un pequeño recinto denominado el Panteón del Soldado, que acoge en una galería subterránea unas docenas de nichos de humildes militares fallecidos en las últimas décadas...







Entre ellos destaca uno, no solo por la alta graduación del allí enterrado (el único), sino también porque su muerte se produjo hace dos siglos.




Se trata del general Luis de Lacy, uno de los héroes de la guerra de independencia contra la invasión de Napoleón. ¿Por qué el único recuerdo de su leyenda es un modesto y prácticamente ignorado y clandestino nicho?




Lacy fue un militar y masón español de ascendencia irlandesa. Tras ser expulsado por un lío de faldas, se alistó en el ejército revolucionario francés, luchando en distintos escenarios por Europa. Tras los sucesos del 2 de mayo de 1808, desertó y se reincorporó a un regimiento español. Tras la guerra, fue de los que se sintieron traicionados por Fernando VII, lo que le llevó a liderar un pronunciamiento contra el monarca absolutista. Fue detenido y confinado en la Ciutadella de Barcelona. Para impedir revueltas debido a su popularidad entre los catalanes, fue trasladado al castillo de Bellver, en Mallorca, donde el 5 de julio de 1817 fue fusilado.




Tras el pronunciamiento de Rafael de Riego de 1820, las autoridades liberales impulsaron el traslado de los restos de Lacy a Barcelona. Se depositaron en la capilla castrense de la Ciutadella. Tres años después, los absolutistas volvieron al poder y el nuevo gobernador militar de Barcelona ordenó sacar los restos del general de la iglesia y arrojarlos a un estercolero. Pero el párroco decidió recogerlos y los enterró en secreto en un rincón del huerto de la capilla, junto al ábside. Para marcar el lugar plantó unos laureles. Aún hoy hay unos laureles en la parte trasera de esta parroquia que aún subsiste, bajo jurisdicción militar, en pleno parque de la Ciutadella.




Allí permanecieron escondidos los restos del general hasta el 19 de junio de 1881, cuando fueron exhumados tras descubrir su rastro un historiador. Los huesos de Lacy quedaron en custodia de un notario llamado Maspons a la espera de que alguien decidiera qué hacer con ellos. Pasaron 22 años, el notario ya había muerto y su viuda e hijo no querían más aquella caja en su casa y la entregaron a las autoridades, que la depositaron en un nicho del cementerio de Montjuïc. No sería la última morada del general, que a finales de los años 40 fue trasladado al Panteón del Soldado de Sant Andreu porque el columbario de Montjuïc amenazaba con derrumbarse.




No hay duda de que la historia de este militar fue tan apasionante en vida como lo fue también después de muerto.







En 1940 los arquitectos J. Gordillo y M. Ribó construyeron el Panteón del Soldado, el panteón más controvertido del Cementerio.




Está dedicado a los soldados muertos sin recursos. Se cree que la escultura del soldado, que es anónima, es obra de Frederic Marés. Durante el franquismo los militares celebraban la misa de difuntos en él. El panteón tenía varios símbolos franquistas que eran víctimas de actos vandálicos, hasta que en el 2007 por la Ley de Memoria Histórica fueron retirados.







*Por respeto a los familiares y fallecidos, el resto de nombres se han difuminado, esto no quiere decir que sean menos que el General Luis de Lacy, sino que hay que respetar, ya que cuando vas a hacer fotos a los Cementerios de Barcelona te dicen que está terminantemente prohibido que salgan los nombres de los fallecidos en las fotos.


Reportaje realizado por:
-- Pablo Rodriguez S. --
Fotografías © Olvidado y decadente
Todos los derechos reservados
- Información extraída de La Vanguardia - 


2 comentarios:

  1. Aunque ya conocía esta historia me encanta que haya gente que como tú no deja que caiga don Luis en el olvido. Una vida y una muerte dignas de ser contadas. Y aunque se deba dejar descansar a los muertos creo que Luis de Lacy merecería un mayor reconocimiento por parte de las autoridades por su defensa acérrima de la patria y de la Constitución.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Ameno, se lo merecía. Gracias por tu comentario. Un saludo 😃

      Eliminar

Todo comentario en el que se pida la localización del lugar NO será publicado.