3 de marzo de 2017

El restaurante de las 50 ventanas


Los lugares abandonados sufren el deterioro de dos maneras distintas. Por un  lado está es desgaste natural que produce el tiempo y la desatención. Por otro, nos encontramos con el vandalismo, que ejerce sobre las cosas un poder destructivo mucho mayor que el envejecimiento. La destrucción voluntaria y premeditada gana cuerpo en los sitios abandonados. La rotura de vidrios ya es un “clásico”; pero no lo es todo. Los graffitis, el saqueo y los incendios, contribuyen al deterioro acelerado. Una extraña voluntad destructiva se apodera de la gente y un deseo de “dejar huella” se apodera de ellos. Surge de una necesidad (misteriosa) que encuentra la rotura de objetos "un placer" muy singular, y que jamás entenderé. Ayudan a sabotear aquello que el abandono sabotea por sí mismo. Y cuanto más roto está el lugar, más se rompe y se saquea...
















































Reportaje realizado por:
-- Pablo Rodriguez S. --
Fotografías © Olvidado y decadente™
Todos los derechos reservados

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todo comentario en el que se pida la localización del lugar NO será publicado.