3 de marzo de 2017

El restaurante de las 50 ventanas


Los lugares abandonados sufren el deterioro de dos maneras distintas. Por un  lado está es desgaste natural que produce el tiempo y la desatención. Por otro, nos encontramos con el vandalismo, que ejerce sobre las cosas un poder destructivo mucho mayor que el envejecimiento. La destrucción voluntaria y premeditada gana cuerpo en los sitios abandonados. La rotura de vidrios ya es un “clásico”; pero no lo es todo. Los graffitis, el saqueo y los incendios, contribuyen al deterioro acelerado. Una extraña voluntad destructiva se apodera de la gente y un deseo de “dejar huella” se apodera de ellos. Surge de una necesidad (misteriosa) que encuentra la rotura de objetos "un placer" muy singular, y que jamás entenderé. Ayudan a sabotear aquello que el abandono sabotea por sí mismo. Y cuanto más roto está el lugar, más se rompe y se saquea...



1 de marzo de 2017

Clásicos entre la maleza


Para gustos colores, y algunos clásicos nunca pasan de moda. Es una lástima que mucha gente los deje así en el olvido, algunos son mas bonitos que los actuales de hoy en día, claro eso siempre desde el punto de vista de una persona que le gusta lo clásico...